martes, 20 de febrero de 2018

MATILDE de DANIEL GUEBEL, Ganadora a Premio Literario de la Academia Argentina de Letras 2017.



Celebración por la reedición. 


Premio Literario de la Academia Argentina de Letras 2017

Festejamos la reedición de su celebrada novela con un brindis.
Jueves 08 de Marzo, 19 horas en Libería Gandhi, Malabia 1784, Palermo.
Entrada Libre y Gratuita para el público.

Beatriz Sarlo lo define: "Matilde es una historia loca. Enamorados e insensatos, los vivos se confunden con falsos muertos, porque el amor los enceguece. "Yo no te elegí. Te convertiste en mi pasión", dice la mujer. Sin escuchar, el hombre intenta explicarle que ella no es la que cree ser, sino una enviada. El malentendido o el desencuentro como principio y fin de toda relación. ¿Qué enciende la pasión? ¿Qué la sostiene? ¿Cómo diferenciar el amor del capricho y de la enajenación?
Daniel Guebel hace una teoría de las pasiones. El amor y, especialmente, la relación entre un hombre y una o varias mujeres son un trance: a veces cómico, a veces sentimental, amenazado siempre por catástrofe. O, al revés, el amor es una catástrofe de todos los sentidos, una obnubilación de la lógica. 
Guebel escribe con una fluidez casi inigualable. Todo fluye, hasta lo más disparatado. El tono está en el filo de lo melancólico y lo paródico. Escritura límpida, tiene la elegante facilidad que únicamente alcanza un autor secretamente hiperliterario."

Mauro Libertella posiciona al amor en Matilde "como un problema filosófico, una alucinación y una confusión. Nuestro amo juega al esclavo: ¿Quién domina y quién es el dominado? ¿ Dónde termina la pasión  y empieza la locura? ¿cuáles son los límites del decoro y la dignidad? Estos son algunas de las columnas de sentido sobre las que la novela erige su castillo de naipes. 
Porque eso es Matilde: una estructura de vidrio, tan frágil como el amor, hecha con la mezcla exacta de precisión y desmesura que hace que las relaciones entre las personas se extiendan durante años y años. Y podríamos decir, entonces, que el mismo vínculo que tienen entre ellos los personajes de este libro es el que tiene Daniel Guebel con el lenguaje: una relación patológica, asfixiante, reconcetrada. 
Cada frase de Matilde es deliberadamente literaria, y en ese gesto está el escándalo de la prosa, la marca de fábrica de esta literatura. Porque la invención de una lengua literaria es finalmente la obsesión terrible de este escritor."
Sobre Daniel Guebel:

Nació en Buenos Aires en 1956. Novelista, autor teatral y guionista cinematográfico,  publicó, entre otras, las novelas  La Perla del Emperador, El Terrorista, Nina,  El Perseguido, La vida por Perón, Carrera y Fracassi, La carne de Evita y El Absoluto.
Con La Perla del Emperador ganó el premio Emecé de Novela y el Segundo Premio Municipal de Literatura. Ha escrito más de veinte libros entre cuentos, novelas y obras de teatro. Tesoro Mío obtuvo el premio al Mejor Guión para Telefilm del Instituto Nacional de Cine Argentino. 
Sus novelas desbordan de fantasía, y sin embargo, están rígidamente planeadas. Sus temas recurrentes son las meditaciones metaliterarias, la disolución del yo, las conspiraciones, los mecanismos narrativos, los experimentos fallidos. Sus obras son conceptuales, y no se puede despegar de las formas literarias antiguas. Es más, su estrategia es renovar o reinventar la novela de relatos disímiles, de manera que el resultado parezca una escultura informe. Las novelas de Guebel son impredecibles, pereginas, una narración amorosa (el amor es una maquinaria narrativa muy potente según Guebel) deriva en una novela de viajes o una fantástica o en una de ciencia ficción. La narrativa de Guebel es un mundo nuevo por descubrir en cada capítulo.